Un juzgado de Palma ha condenado a un guarda particular de una finca del Pla de Mallorca a una pena de seis meses de prisión por un delito de atentado contra agente de la autoridad por propinar un puñetazo en el rostro a un agente medioambiental cuando entró en la propiedad en el ejercicio de sus funciones en enero de 2015. La sentencia otorga al vigilante medioambiental del Consell la condición de agente de la autoridad en el desempeño de su trabajo.

Origen: Condenado por atentado a la autoridad por pegar a un agente medioambiental